Verdebandera

Las nuevas fotos de vaquita marina que reviven la esperanza

Vaquita Marina. Fotos de Sergio Martínez Aguilar

El martes 3 de septiembre científicos registraron nuevas imágenes, que por cierto molestaron a pescadores del Alto Golfo de California. Entrevistamos a Sergio Martinez, uno de los fotógrafos y al científico Jorge Urbán, integrantes de la expedición

Por: Sergio Hernández Márquez (@sergio2hm)

9 de septiembre de 2019.- Un mar en calma, escaso viento y la tenacidad de un grupo de investigadores lograron el registro de tres parejas de vaquita marina en el Alto Golfo de California en los últimos 15 días.

Sergio Martínez Aguilar, experto en mamíferos marinos, pudo estar a máximo 30 metros de una pareja de vaquitas apenas el martes 3 de septiembre. Apuntó su cámara y logró imágenes que hoy le dan la vuelta al mundo ya que renuevan la esperanza de salvar de la inminente extinción a este animal que sólo habita aguas de México.

“Fue un equipo bastante grande, éramos 6 personas las que estábamos tomando fotografías nada más que como justo es un poco difícil obtener buenas imágenes, las mías quedaron más o menos y son las que se han estado mostrando aunque también hay otras imágenes que han posteado”.

El científico de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, conversó con Verdebandera sobre la experiencia de encontrar vaquita marina como parte de una expedición del Comité Internacional para la Recuperación de Vaquita Marina (CIRVA), el Museo de la Ballena, Sea Shepherd, y el Programa de Investigación en Mamíferos Marinos de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, además de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

La expedición para buscar vaquita marina trabajó del 19 de agosto al 6 de septiembre, y varios de los participantes vieron por primera vez vaquita marina, entre ellos el Dr. Sergio Martínez, a pesar de esta trabajando durante varios años en la zona.

Vaquita Marina. Fotos de Sergio Martínez Aguilar
Vaquita Marina. Fotos de Sergio Martínez Aguilar

-Entiendo que es muy complicado registrar una vaquita marina

“Para empezar son animales muy pequeños, de cerca de un metro y medio y buscarlos en aguas abiertas es difícil entonces lo que se hizo fue estarlos rastreando mediante dos barcos grandes, uno de Sea Shepheard y otro del Museo de la Ballena y se utilizan unos binoculares grandes que tienen un alcance más o menos de 10 kilómetros casi, con mucha nitidez”.

“Una vez que los encontramos los ejemplares, bajamos en embarcaciones pequeñas, en dos pangas para tratar de acercarnos un poco más a los animales y sacarnos fotografías

-¿Cual es la distancia más cercana a la que pudieron estar de una vaquita marina para poder fotografiarla?

“A unos 20, 30 metros. Tratamos la verdad de estar no tan cerca del animal y muy despacio justamente para evitar espantarlas porque además son animales muy evasivos”.

-Es como buscar una aguja en un pajar

“Prácticamente sí, de hecho el día 3 fue el que lo registramos y el viernes pasado, que fue 6 las buscamos durante 12 horas y no pudimos registrar ningún avistamiento, a pesar de que las condiciones del mar eran muy buenas”.

-¿Cuáles son las condiciones buenas para sacarle fotos a la vaquita marina, en las cuales registraron estas imágenes que hemos visto del martes?

“El oleaje debe ser muy muy bajo y pràcticamente no debe de haber viento, un viento de cuando mucho 5 kilómetros, una cuestión así para bajo es como debe estar el mar para poderlas ver porque son animales tan pequeños que si empieza a haber oleaje es muy fácil perderlas de vista con las olas”.

-¿Entiendo que para localizarlas utilizaron algo así como un sonar?

“En realidad lo que se ha hecho es que la CONANP (Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas) tiene algunas boyas que registran los sonidos acústicamente y se colocan en diferentes partes del frente de San Felipe, digamos, en la zona de refugio de vaquita, y esos van grabando los sonidos que emiten las vaquitas y de acuerdo donde coloca uno esos instrumentos se puede más o menos saber en qué áreas, y más o menos ya viendo donde se estaban registrando los sonidos fue que hicimos la búsqueda”.

-¿Usted ya había visto vaquita marina?

“No es mi primera vez. La idea es tratar de conservarla lo más que se pueda y en las mejores condiciones para que más gente la conozca”.

-¿Qué se siente ver a la vaquita marina, a un animal del cual se habla a nivel internacional y que de alguna manera representa la sociedad actual mexicana y de como valora y no sus recursos naturales?.

“Son sentimientos encontrados, es muy agradable ver cualquier especie de mamífero marino y en particular esta que está tan amenazada, pero pues es ese sentir de que deberíamos de estar haciendo algo más por cuidarla”.

El científico, experto en mamíferos marinos, considera que debe haber más regulaciones para la pesca, reglas acordes con la protección de la vaquita y que permitan a la gente de la zona trabajar conservando los recursos naturales.

Luego de que se dio a conocer la noticia de las nuevas fotografías de vaquita marina, habitantes de la comunidad pesquera de San Felipe, afectados por las restricciones para pescar, comenzaron a escribir en redes sociales muchos comentarios de que para ellos estas imágenes son falsas, y que se difunden porque ya viene la temporada de pesca de totoaba.

“No es la primera vez que he oído comentarios, inclusive han rumorado noticias de que son robots y cuestiones así. La cuestión es que la gente no cree que aún existan porque es un animal muy difícil de ver. Por ejemplo, gente de la tripulación de los barcos que colaboró ahorita llevan un año, dos años ahí y no habían visto un animal de estos, por eso es que entiendo la opinión de la gente”.

-¿Cómo vislumbra los próximos meses críticos para este mamífero marino?

“Se pretende seguir con este monitoreo para ver cuántos animales hay, identificarlos, conocer más sobre su biología, pero también dentro de un par de semanas se abre la pesca de camarón, entonces el tráfico de embarcaciones va a ser bastante fuerte en la zona entonces no parece muy buena la expectativa para este año”.

Expedición para la búsqueda de vaquita marina. Foto: Museo de la Ballena
Expedición para la búsqueda de vaquita marina. Foto: Museo de la Ballena

El Museo de la Ballena y Ciencias del Mar dio a conocer este martes que entre el 19 de agosto y el 3 de septiembre se pudieron observar a tres parejas de vaquita marina en aguas del Alto Golfo de California, cerca de la comunidad de San Felipe.

El Dr. Lorenzo Rojas es quien coordina los trabajos de investigación de vaquita marina entre diversas organizaciones, quien también formó parte de la expedición, y también Armando Jaramillo, del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

Eva Hidalgo, bióloga de Sea Shepered tampoco había visto en vivo una vaquita marina, hasta ahora que lo hizo con el equipo de investigación.

“Este trabajo y la investigación son extremadamente importantes para mostrar al mundo que las vaquitas siguen vivas y siguen siendo fuertes, por lo que los esfuerzos interinstitucionales como la recuperación de redes ilegales deben continuar para salvar a la vaquita de la extinción” expresó.

Por su parte, Diego Ruiz Sabio, director del Museo de la Ballena y Ciencias del Mar, pidió delimitar el polígono de protección de la especie, así como explorar la posibilidad de instalar un cerco flotante alrededor de la zona para mantener fuera a las embarcaciones.

Expedición para la búsqueda de vaquita marina. Foto: Museo de la Ballena
Expedición para la búsqueda de vaquita marina. Foto: Museo de la Ballena

Otra de las personas que estuvo en el mar y pudo ver vaquita marina es el Dr. Jorge Urbán Ramírez, también experto en mamíferos marinos de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, quien si bien mostró su beneplácito por los tres avistamientos, se mostró mesurado, en entrevista con Verdebandera.

“Fueron tres avistamientos, tres registros, y en cada uno se vieron dos animales, pero ya decir parejas como que implique macho y hembra o compañeros nada más no tenemos posibilidad de saber, lo único que sabemos es que es un grupo de dos animales en las tres veces que se vieron”.

“Esto se dio entre agosto y la semana pasada. Los primeros dos registros sólo los pudieron ver con binoculares especiales y la semana pasada se hizo un esfuerzo muy especial porque fueron dos barcos grandes, “El Nahual” del Museo de la Ballena y “Sharpy” de Sea Sheapherd y cada barco jalando una panga”.

Binoculares para buscar la vaquita marina. Fotos tomadas del sitio de Facebook del Programa de Investigación en Mamíferos Marinos de la UABCS, La Paz, México.
Binoculares para buscar la vaquita marina. Fotos tomadas del sitio de Facebook del Programa de Investigación en Mamíferos Marinos de la UABCS, La Paz, México.

Recuerda que los binoculares con los que se pudieron ver a las vaquitas son muy pesados y deben estar pegados al suelo de los barcos.

“También llevábamos una serie de cámaras con telefotos impresionantes y hubo investigadores, algunos que cuando los vimos se subieron a las pangas y fotografiarlas mejor”.

“El día que vimos vaquita, el martes, salimos a navegar antes de que aclareara, salimos todavía oscuro, para llegar al punto donde sabíamos que podíamos encontrar vaquita y esto se debe a que uno de los investigadores, Armando Jaramillo, es experto en acústica y entonces él había detectado a las vaquitas por sus sonidos”.

“Salimos entonces muy temprano para poder llegar cuando amaneciera al lugar donde pensábamos que iban a estar. Sabíamos que iba a hacer buen tiempo de las 6 de la mañana a las 2 de la tarde y después ya iba a entrar el viento”.

“Como a las 12 del día fue que las vimos, estuvimos siguiéndolas como 40 minutos y después las dejamos, ya no queríamos molestarlas mucho, les pudimos tomar fotos y nos fuimos a seguir buscando y ya no encontramos”.

Alto Golfo de California, hábitat de la vaquita marina. Foto: Sergio Martínez Aguilar
Alto Golfo de California, hábitat de la vaquita marina. Foto: Sergio Martínez Aguilar

Los últimos registros científicos consideran que hay máximo 20 vaquitas marinas con vida, y este año el Gobierno de México ya no otorgó compensación a pescadores por dejar de realizar su actividad en la zona donde habita la vaquita marina, situación que pone en riesgo inminente a los últimos ejemplares.

“A partir de este año ya no hubo compensación, la pesca ilegal se incrementó y la vigilancia fue prácticamente nula, hay algunos barcos de la Armada pero quemaron (los pescadores) las instalaciones de Capitanía de Puerto y no tomaron preso a nadie, la vigilancia es ahí como poner un barco y ya”.

“Después de este año que hubo mucha pesca ilegal y muy poca vigilancia pensábamos que de esas 5 a 10 vaquitas ya no iba a quedar ninguna, entonces el poder observar estas vaquitas nos da mucha esperanza porque es muy difícil que las pudiéramos ver”, agrega el Dr. Jorge Urban.

“El que se hayan visto en tres ocasiones diferentes no significa que haya 6 vaquitas, pudieron ser las mismas dos que se vieron tres veces o puede haber otras que no se vieron y es parte de la investigación y hay que seguir con la prospección acústica”.

Sergio Hernández

Periodista desde 1997. Inició en el diario Siglo 21. Trabajó en Mural del Grupo Reforma durante 10 años, de 1999 a 2009. Laboró para la Revista Magis del ITESO, La Jornada Jalisco, El Río, REDD+. Es editorialista de temas ambientales en Señal Informativa Lagos, de la UdeG. Premio Jalisco de Periodismo 2012.