Verdebandera

Árboles navideños importados le ganan el mercado a los nacionales

Vivero La Dieta, Zitácuaro, Michoacán. Imagen: Conafor

Los productores mexicanos de pinos atienden a menos de la mitad de la demanda anual En méxico, 18 estados generan hasta cinco especies de pino con fines comerciales

Por: Violeta Meléndez (@viogu)

16 de diciembre de 2013.- A pesar de que México es el país con mayor diversidad de especies de pinos en el mundo, al contar con 91 de 575, se deja ganar por el extranjero cuando de comercializar pinos navideños se trata.

La producción nacional atiende sólo 46% de la demanda doméstica, mientras el resto es acaparado por la oferta de Estados Unidos y Canadá. Al traducir la cifra en ejemplares este porcentaje se convierte en 1.85 millones de pinos producidos en campos mexicanos, para que junto al producto extranjero se alcancen más de tres millones de unidades distribuidas en todo el país durante la temporada navideña.

Aunque en México son 18 estados los que producen cinco especies de pino con fines comerciales, los principales son Michoacán, Estado de México, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y Distrito Federal, cuyos ejemplares sembrados se destinan a abastecer el mercado local de cada Estado y sus cercanías, de manera que a entidades como Jalisco los abastece casi íntegramente el producto de importación.

La demanda de los pinos naturales se ha popularizado, y lejos de que las ganancias por adquirir estos adornos se quede en el país, se va al extranjero, a estados como Oregon, que en Estados Unidos es uno de los principales productores.

Francisco Rodríguez Romero, subgerente de Regulación y Desarrollo de la Conafor, asegura que si la tendencia actual en el mercado favorece al producto importado es porque los consumidores lo prefieren sobre el nacional, aunque en el caso de Jalisco no hay opción de elegir, pues en los puntos de venta sólo hay ejemplares del extranjero.

“Mucha gente sigue prefiriendo el árbol importado por una razón: tardan más tiempo en secarse; en nuestro país las heladas no son tan fuertes, entonces la temperatura difícilmente baja a los cero grados. El árbol se duerme cuando la temperatura se mantiene por debajo de los cero grados, entra en un estado de latencia y sus funciones naturales casi se reducen a cero; entonces los cortan y vienen al país dormidos, y así tardan más tiempo en secarse”, señala Rodríguez Romero. “Esos árboles duran hasta Navidad. Como los árboles nuestros no están dormidos, los cortan y siguen respirando, siguen transpirando porque el clima no es tan frío y entonces se seca rápido”.

El árbol de importación cortado en temperaturas bajas dura fresco una semana más que el nacional, por lo que la diferencia entre ambos en cuanto a tiempo de vida no es considerable.

Niegan producto nacional

En distintos puntos de venta de artículos navideños, comerciantes de pinos importados refieren a sus clientes que el origen de su producto en efecto es Estados Unidos, pero cuestionados por qué no consumen nacionales afirman que no existen y la única fuente es esa, los de Japón y Canadá.

Locales contra foráneos

En México se producen 1.85 millones de pinos navideños comerciales anualmente para abastecer el 46% del mercado nacional.

Cada año se importan alrededor de dos millones para su venta en el país.

Rechazan explotación de bosques

La explotación ilegal de pinos en estado natural con fines comerciales no es un problema, señala Francisco Rodríguez Romero, subgerente de Regulación y Desarrollo de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

La razón se evidencia al comparar un pino que creció en un bosque natural y otro criado. Los pinos  silvestres crecen a voluntad, mientras que los pinos criados fueron podados toda su vida para adquirir la forma triangular y voluminosa.

Para extender la producción, la Conafor apoya a los agricultores de pino navideño con 10 mil 500 pesos por hectárea, con el inconveniente de que se entregan hasta que se hace la inversión. Además, otorga 610 pesos por hectárea para asistencia técnica y capacitación en preparación de los pinos para fines comerciales.

Pero todo “depende de la respuesta, nosotros no los podemos obligar a producir más”.

Los Ayuntamientos los usan como composta

Una vez que los pinos navideños cumplieron su función como ornato durante las fiestas decembrinas, los ayuntamientos metropolitanos de la cuidad de Guadalajara implementan desde hace alrededor de cuatro años un operativo de recolección, con miras a aprovechar esa materia orgánica como enriquecedor de suelos. En febrero de 2013, los ayuntamientos de Guadalajara y Zapopan recolectaron nueve mil 548 pinos secos, mismos que trituraron, incorporaron a sus compostas que distribuyeron en sus respectivas áreas verdes.

Los directores de Ecología y Medio Ambiente de ambas dependencias invitan a quienes compren estos artículos a llevarlos a los centros de acopio para darles dicho fin, pues abandonarlos en la calle o sitios públicos complica su labor. En el caso de Guadalajara, se intercambia el árbol por una planta de ornato.

Violeta Meléndez

Es periodista por el CUCiénega de la UdeG y actualmente estudiante de biología en el CUCBA.

Apoya a Verdebandera y ayúdanos a seguir haciendo periodismo ambiental