Verdebandera

Recorte amenaza con barrer las áreas protegidas de México

Flamingos rosados. Foto: Conanp

Antes del decreto de austeridad ya las tenían en terapia intensiva, con respirador, tras cinco años de recortes. Habla Enrique Jardel y Ernesto Enkerlin, en un análisis de Agustín del Castillo

Por: Agustín del Castillo (@agdelcastillo)

5 de junio de 2020.-El recorte de 75 por ciento al gasto operativo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), decidido por Presidencia de la República vía su decreto de austeridad de abril pasado, podría llevar al colapso la gestión de esos espacios de alta diversidad biológica que suman 90.8 millones de hectáreas, de las cuales, 21.9 millones de ha son terrestres y 69.5 millones de ha son marinas.

Tan solo la superficie terrestre equivale a 11 por ciento del país, aproximadamente la suma territorial de los estados de Sonora y Yucatán; allí viven 1.5 millones de mexicanos. 

“En el caso de las Áreas Naturales Protegidas podemos hacer la analogía de que antes del decreto de austeridad ya las tenían en terapia intensiva, con respirador, tras cinco años de recortes, y ahora se lo quitan; merma la capacidad de la Conanp, además del caso de otras dependencias como la Comisión Nacional Forestal (Conafor), lo que va a hacer muy complejo lograr objetivos fundamentales”, advirtió el investigador de la UdeG, e integrante del Consejo Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Enrique Jardel Peláez.

 

Jaguar. Foto: Conanp

Los recortes de 75 por ciento a las partidas 2000 y 3000 del presupuesto federal derivan del Decreto publicado el 23 de abril de 2020 en el Diario Oficial de la Federación, que acorta materiales y suministros así como servicios generales de todas las dependencias del gobierno. 

“El problema es que se tiene una muy convencional visión de la economía; no hay un reconocimiento cabal por parte de la sociedad, pero parece que tampoco de parte del gobierno; se piensa que las ANP son algo para conservar especies carismáticas y lugares de belleza escénica, y no se reconoce, uno, la importancia de los servicios ambientales de los ecosistemas, que a final de cuentas son la base de la existencia humana y contribuyen a la economía a través de recursos naturales, y dos, que mantienen actividades productiva y son áreas con población significativa, generalmente subestimada. Toda la sociedad depende, entonces, de su conservación, y en general, de todas las áreas silvestres”, subraya Jardel Peláez.

La Conanp tenía hasta esta semana 1,122 empleados. Tuvo 1,497 en 2012. Desde entonces, el presupuesto del organismo bajó 45 por ciento, previo al decreto de austeridad, mientras la superficie protegida aumentaba 400 por ciento, con la creación de gigantescas reservas marinas tanto en el Pacífico como en el mar Caribe.

Conanp

Cada guardaparque tiene a su cargo, en promedio, la gestión de 889 kilómetros cuadrados, una superficie similar al tamaño de Zapopan, y cuenta con 9 pesos por hectárea para hacerlo posible.

El presupuesto anual del Ayuntamiento de Guadalajara para 2020 es de 9,772 millones de pesos, lo que da 520 mil pesos por cada una de sus 18,790 hectáreas. La relación lo que se gasta en las ANP es de 57 mil pesos a uno.

Uno de los problemas con las áreas protegidas es medir cuál es el valor económico de sus servicios. La publicación “El valor de los bienes y servicios que las áreas naturales protegidas proveen a los mexicanos”, de The Nature Conservancy, con datos de 2009, señala: “por cada peso del presupuesto federal invertido en las áreas naturales protegidas, estas aportan a la economía cuando menos 56 pesos”.

Ese año, Conanp invertía 1,225 millones de pesos. El pico más alto de su gasto fue en 2016, con 1,521 millones de pesos.

En 2020 arrancó con 825 millones de pesos.

La aplicación a rajatabla del decreto del 23 de abril podría llevar el presupuesto a 500 millones de pesos, con lo cual acumularía una pérdida de casi 70 por ciento a partir del pico de 2016.

El debilitamiento de la Conanp reduce la presencia del Estado, vacío que aprovechan las bandas criminales; también se arriesga la provisión de servicios ambientales esenciales para la agricultura, la ganadería y las ciudades.

“Se afectaría el aporte de 3,500 millones de pesos que las áreas protegidas proveen al sector agrícola cada año, al mantener el agua superficial para riego; se afectaría el aporte de aproximadamente mil millones de pesos al año que las ANP proveen al sector forestal; se afectaría la recarga de acuíferos vitales para la provisión de agua de las personas y la pérdida empleos en actividades productivas que reducen la pobreza y migración”, destacan directores de reservas de la biosfera consultados extraoficialmente.

En resumen: dejar de invertir en las ANP traerá más pobreza.

“Las áreas protegidas existen para hacer un modelo de aprovechamiento sostenible que concilie la preservación del capital natural con el derecho a progresar que tienen las personas que allí habitan o que tienen derechos en sus territorios”, acotó Ernesto Enkerlin Hoeflich, ex titular de la Conanp en los años de Vicente Fox y Felipe Calderón.

En la Conanp han comenzado remociones y despidos. Cerca de 200 contratos pactados entre la Conanp y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) fueron rescindidos, lo que podría llevar a descabezar algunas administraciones de ANP

La instrucción desde las oficinas centrales de la Conanp es que el reducido presupuesto solamente se use para las ANP que no tienen alternativas de financiamiento. Las que cuenten con fondos de origen privado, extranjero y nacional, o con apoyo de gobiernos de los estados, se limitarán a ese recurso.

Agustín del Castillo

Periodista especializado en temas de medio ambiente. Ganador del premio para América Latina de la Fundación Reuters y la UICN en el año 2008. Obtuvo el Reconocimiento Nacional de Conservación de la Naturaleza en 2005, y el premio nacional de periodismo ambiental 2010 patrocinado por la UdeG y Greenpeace. Galardonado en varias ocasiones con el Premio Jalisco de Periodismo.

Deja un comentario

Deja un comentario

Apoya a Verdebandera y ayúdanos a seguir haciendo periodismo ambiental